#UNIVERSOSMEZCLA #SPIDERMAN/WADE

Ir abajo

#UNIVERSOSMEZCLA #SPIDERMAN/WADE

Mensaje por Admin el Jue Sep 13, 2018 3:34 pm

¿Hacia cuanto que había regresado a ser Spiderman? ¿Qué? ¿Unos cuatro meses? Y desde el inicio empezó con inmensas palizas. ¿Qué? ¿Su ausencia volvió fuerte a todos o cómo era la cosa? Honestamente, no sabía. Pero, sin duda alguna, esa noche estaba siendo un dolor de culo.

No, no estaba de humor porque estaba frío. Llovía, tenía hambre y debía soportar a unas niñas que quisieron copiar al Doctor Stephen con su hechicería pero apenas y parecían haber hecho un curso online. Pero, por muy manco que fuese, estaban causándole problemas.

Odiaba eso.

—¡Basta Sabrina! —gritoneó en referencia a esa clásica serie, aunque ni le llegase a los pies. Eran, más bien, como esas brujas de la peli. Esas que eran tres. ¿Cómo era posible que no recordara el nombre? Spidey malo.

Quizás el andar de bocón (porque esa no era su primer referencia, claaaro que no) fue lo que le llevó a eso. Palabras raras seguidas de un portal en el que cayó por accidente y ¡bam! En un abrir y cerrar de ojos el concreto fue su colchón en aquellas húmedas calles.

El sonido de la música llegaba a sus oídos. Miró los alrededores sin reconocer absolutamente nada ¿dónde estaba metido? La gente pasaba como si nada, mirándole y señalando. Peter hizo una mueca ligera y se levantó del piso, sobándose su traje ahora sucio.

—Karen, ¿dónde estamos? —cuestionó a la IA que no respondió—. ¿Karen? —genial, rota, lo que le fataba. Ahora sí andaba de gruñosito.

Dudó un poco pero empezó a caminar entre las personas. No era el único raro, habían bichos de diferentes clases caminando por ahí. Entró, cauteloso y con muchas dudas, al primer bar que encontró y fue a la barra. Las miradas no tardaron en llegar, lo cohibieron, lo mostró en un lenguaje corporal mucho más torpe a medida se acercaba a la barra, apoyando apenas las manos sobre la misma.

—¡Eh...! ¡Disculpe! —llamó bajo, agrandando inmensamente las lentillas de su máscara. ¡Era su primera vez en un bar!—. ¿Dónde estoy? ¿Podría decirme, por favor? —porque hay que ser buen chico, educado siempre, sí señor.

WADE: A las afueras de New York, está el Sister Margarets. Un bar que se vanagloriaba de ser el más hortera de toda la maldita gran manzana. un titulo dificil de verificar pero que seguramente si se midiese por la cantidad de semen, sangre, pólvora y vómito que se acumula en sus pasillos, sus baños y a veces sobre las mesas. El título estaría más que justficado. Sister Margaret’s era el santuario de los inadaptados, los desterrados, los pandilleros, los mafiosos del bajo y el alto mundo. Tipos con los que uno se andaria con cuidado. Un lugar para la escoria de la escoria. No para niñitos raritos perdidos en mayones apretados. — Debes dejar de hacer eso Wade — gruñó Weasel ignorando olímpicamente que carajo era lo que la mayoría están viendo. Quizá porque está demasiado concentrado en tratar de levantar a su muy borracho y casi en coma “amigo” de la barra. No ha dejado de beber desde hace horas y sinceramente ya empieza a apestar. — De pronto, y antes de que Weasel fuera por la escoba para tirar a escobazos a Wade de la barra. Se oyó una especie de grito vikingo por delante y varios silbidos siniestros cruzaron el aire. Todos los que han estado en Sister Margaret’s saben lo que significa: o llegó una puta o se van a coger a alguien a putazos. Wade se enderezó como por arte de magia, nada como los putazos entre dos desconocidos para dejar un rato la depresión — Voy por la escopeta.— Weasel desapareció detrás de la barra mientras el cuerpo de un corpulento hombre volaba por los aires rombiendo una mesa al fondo, donde estaban sentados otros cinco tipos jugando al poker sin molestar a nadie. Luego todo se puso turbio: sacaron las armas y apuntaron. Pero solo hubo un disparo. Un disparo desde la barra y hacia el techo. — Can’t we all just get alooong? — canturreó con una media sonrisa —Heeey Mayitas—señaló al rarit del traje — no lo molesten él...él viene conmigo — la mayoria bajó a regañadientes sus armas, otros escupieron en el suelo que pisaba el tipo del traje pero Wade. Wade se sentó a esperarlo con una sonrisa después de indicarle que puede acercarse.

福門笑Vale. Estaba siendo ignorado, amenazado y todo junto. ¿Acaso ellos no sabían quién era? ¿O era de esos antis que había ganado hace tiempo? No le gusta retomar el pasado, pero luego de los rumores de su relación con Deadpool la mayoría de la gente (en especial los hombres) fueron jodidos asquerosos. ¿Ellos serían de ese tipo? Las pupilas se abrieron inmensas y se llevó las manos a la boca cuando el disparo sonó. Como niño que vio algo malo, sorprendido, mirando para el techo. Rogaba que no estuviera nadie allí. —No sé quién seas, pero eso de disparar es malo. Podrías herir a alguien, no lo vuelvas a hacer —su voz fue firme, demandante, cruzando los brazos sobre el pecho pero, igualmente, acercándose cauteloso. Era como un pequeño animal, desconfiado en demasía, uno que saldría corriendo si lo consideraba necesario. ... O en su defecto atacaría. Peter podía escuchar los murmullos de todos los presentes, sus opiniones como cosas que ni iban al tema. Debía estar atento, bastante. Así que cuando pasó alguien detrás suyo y levantó su mano para nalguearle, de inmediato le tomó de la muñeca y cruzó su brazo por detrás de la espalda, tirándolo al suelo para inmovilizarlo. —No se toca. Mala educación, eso no se hace hasta la décima cita —le soltó lento, asegurándose que entendiera que no se toca, no. Recién ahí volvió su vista al rubio ese, acercándose. Su rostro, su voz... algo en él se le hacía conocido pero ¿qué? ¿Qué era? No lograba recordar. Finalmente tomó asiento. Su postura fue derecha, firme. No planeaba quedarse demasiado, así que fue directo: —¿Dónde estamos? Digo, sé como se llama el bar porque lo leí pero nunca oí de este. Quiero saber la ubicación, mi... —"mi IA se rompió" no era una opción—. ... Mi GPS se descompuso. ¿Sabe como llegar a la torre Stark, señor? ¿En donde se encuentra IronMan?

て渡 歩いDe dónde habrá salido semejante gilipollas. Tenia ese aire de ‘niño bien’, un modosito y empollón. Ya, qué bonito. Realmente interesante. Otro de esos bobos, simplones, cabezas de chorlito, ceporros, débiles mentales y besugos que al menor descuido harían cola con toda seguridad a la puerta de la dirección indicada, dispuestos a entregar todos sus bienes terrenales a cambio del raro privilegio de sentarse a los pies de un gurú, cuyo mensaje sería que todo iría mucho mejor si todos se volvieran hacia su prójimo y le diesen un puto abrazo. “Mierda aun gilipollas y todo.... ¡Qué buena folla tiene este tío!. Es decir seguro que esas tetas son probablemente falsas, pero madre mia estoy seguro que ese culaso tiene que ser real”. Weasel le pasa una mano por el frente a Wade. — Tierra llamando a Wilson,¿Wade, Hoooola? Ay no…ya lo perdimos…se fue a un lugar mejor — juntó las manos y empezó a rezar un rosario. Wade parpadeó. Menuda pillada le ha metido mirándole el culo a ese tío — Escucha calabacita. Vas un poco flipado —contestó, esforzándose por contener la sonrisa— así que quiero que vayas, consigas una mantita. Vengas a mi regazo y te tomes un tiempo fuera hasta que te tranquilices. — le guiñó un ojo pícaramente. No, venga ya. El tipo solo está teniendo un mal viaje. No hace falta ser malos con él ¿verdad? — ¿ Y dime traserito dulce, el elenco de bambi sabe que estás perdido? — sus ojos volvieron al culo del rarito. Momento. ¿Dónde ha visto un culo así antes?. Wade se llevó la mano a la barbilla y frunció el entrecejo con aire pensativo, como si se planteara una estupenda jugada de póker. Se levantó con la palabra 'donde' dándole vueltas en su cabeza. Caminó despacio hacia él, se inclinó hasta la altura de su culo y lo miro fijamente por unos segundos. —¿Peter…?—preguntó no muy seguro, y para confirmar sus sospechas fue a apretárle una nalga. No había error. Era él.

福門笑Wade Wilson, llegó a sus oídos. Fuerte y claro, proveniente del cantinero. Peter observó al sujeto, asimilando que en efecto: ese rostro era conocido. ¡Cómo pudo olvidarlo! Aquella vez que estuvieron juntos, que apareció con carita nueva. ¿Acaso él se había ido... por su nuevo rostro? ¿Para obtener mejores posibilidades con nueva gente? ¿Tener algo mejor que Peter? La boca se abrió pero nada salió, en shock, procesando. Fue esa la razón por la cual no reaccionó cuando estuvo inspeccionándole, mucho menos cuando estuvo cerca de su trasero pero, ese toque tan libertino, fue suficiente. —¿Te crees gracioso, Deadpool? —su seudónimo salió con tanta molestia que no parecía Spiderman. Poco tardó voltearse y empujarlo al piso, allí, donde tiró de su tela en las extremidades y lo pegó al suelo. Pronto todos comenzaron a ver, Weasel inclusive por detrás de la barra. La sorpresa de todos fue inmensa. —¿Te vienes a esconder aquí, pedazo de imbécil? ¿A hablarme como si nada luego de huir como rata? —además, le llamó por su nombre real. ¿Estaba demente? ¿Y si alguien descubría quien era? ¡Iba a estar en tantos problemas! Peter le gruñó, deslizando los pies a los costados del cuerpo ajeno e inclinándose hasta terminar a horcajadas sobre su abdomen. La mano enguantada fue al mentón de éste y sostuvo en alto, examinándolo. Maldito, desgraciado, infame, imbécil... —No vuelvas a llamarme por mi nombre —susurró entre dientes, apretando los dedos con mucha fuerza sobre la mandíbula—. No puedo creer que entre todos los lugares tuviste que venir a un bar de porquería ¿Qué? ¿Acaso encontraste algo mejor aquí? ¿Acaso no fui suficiente? —palabras apresuradas, pisadas, cuando la emoción ganaba. El pecho de Parker estaba a mil por hora, agitado, con sin fin de nuevos sentimientos. Quería comprender su partida pero, a la vez, quería mandarlo al diablo y decirle "eres una mierda, no te necesito" aunque no fuese cierto. Quería tantas cosas, demasiadas. En click de un arma le hizo mirar sobre el hombro y observar ahí a un sujeto cualquiera apuntándole. Las lentillas de su máscara se achicaron tanto que incluso parecía que irían a desaparecer, volviéndose una fina línea blanca. Su diesta se elevó y la llevó a la punta del arma, doblándola y dejándola fuera de combate. Recién ahí volvió su vista al mercenario. —Habla ahora o no querrás saber qué cosa te voy a doblar de la misma manera.

て渡 歩いOh, listen here, pumpkin, if you’re honestly having this much trouble getting over me, just go ahead and give me a call and I’ll toss you a sympathy throw-down anytime. Oh, escucha aquí, calabaza, si honestamente tienes tantos problemas para superarme, simplemente sigue y llámame y te lanzaré un rechazo de simpatía en cualquier momento. En su mente suena la campana del ring y el árbitro comienza la cuenta regresiva mientras un gentío se levanta a abuchear o aplaudir desde unas gradas, montón de lamehuevos.—J-joder tío… —unas gotas de la sangre de su nariz repiquetean contra el cemento. La herida que Roxxie le ha hecho hace algunas horas se ha vuelto abrir. Wade se estremece. Una pequeña chispa acaba de encenderse en algún lugar de su mente. Como una habitación a oscuras donde los tubos de neon parpadean uno tras otro y hacen retroceder las tinieblas, su cerebro se despabila. —¿Pero que le meten hoy en dia a la comida de vosotros los niños?¡Aléjate de los esteroides! jooodeeer. — nadie nunca le ha dado semejante paliza, y además de impresionado Wade se siente un poquitín humillado. ¿Cómo un soldado como él termino así?¿y que es esa mierda que tiene en las muñecas y en los tobillos? — Vale mallitas…piensa…en la poca paciencia que me queda para ti como…—intenta moverse, no puede. ¡¿Esa mierda de qué esta hecha? — no lo sé…tu virginidad…siempre pensaste que la tendrias hasta que un día en tus calenturas de puberto tenias una de tus crisis emocionales y te sentías un poquitín solo e inseguro acerca de ti mismo..y tu amiguito…Kevin…que por cierto “solo te veía como un amigo” bueno pues pasaba por ahí para verse el episodio dos de Star Wars un six-pack de Heineken y…bada-dow- hoo-hoo! ¡adiós virginidad!¡Allá va volando por la ventana! Justo como mi paciencia ahora mismo.. — después de varios tirones Wade pudo sacar una de sus manos de esa horrenda tela y le apuntó con un arma a la frente al tipo raro de las mayas — Mira redecitas, tienes un gran culo debajo de esas mallas…pero venga aunque seas uno de mis exes siempre hay…mejores formas que aparecerte aquí a montar tu culebrón y bueno…ya sabes…tienes mi número para cualquier noche que quieras un revolcón de pura lástima…—

福門笑Peter aprendió a ser paciente siempre que se tratara de Wade pero, en ese instante, estaba muy lejos de ser paciente. Si bien le permitió soltar sus estupideces, no toleró el que le apuntara con un arma y encima mencionara todo aquello. El enojo se hizo mucho más latente y la herida en su pecho igualmente. Ya muchas veces había llorado por la causa de su abandono ¿acaso iba a volver a hacerlo? No quería, pero el enojo se volvía frustración, la frustración en una ira contenida y todo ese combo intentaba escapar por sus ojos. Sip, así de patético. Tensó la mandíbula y tomó la muñeca del hombre, empujándola al suelo sin temor de recibir el disparo. ¿Acaso creía que una bala iba a detenerlo? No. Ahora sus rodillas tocaron el piso y quedó básicamente cubriendo al hombre con su cuerpo o, bueno, intentándolo. El tiempo pasó pero su cuerpo no creció demasiado para tener una diferencia. —¿Por qué te fuiste de la nada y nunca respondiste mis llamadas? ¿Por qué? ¿Acaso lo que te dije no te valió de nada? —fue un susurro, acercándose al rostro de éste al hablar. Nadie debía escucharlos, porque no era tema de ellos, únicamente suyos—. Te dije que te amaba. Dije que pasaríamos las cosas juntos ¿y tu qué hiciste? Huiste. ¿De verdad fue todo estúpido el creer que podríamos vivir siempre felices? ¿De verdad me consideraste un estúpido y por eso me dejaste? —en algún punto, su voz se rompió y la respiración se aceleró. En algún punto dejó de sostenerse con las piernas y terminó sentado sobre el mercenario. Y, en algún punto, hundió más de lo necesario su rostro contra suya, terminando en el cuello, en débiles murmullos. Se rompió. Un poco, bajando las defensas. Mismas que prontamente alzó. —¿¡Acaso me ves cada de idiota, Deadpool!? —la postura firme se retomó. Se incorporó sobre las rodillas, miró su rostro, con lentillas afiladas. Apretó mucho mas de lo necesario la muñeca de este, estaba seguro que si no la rompía sería de milagro pero ¿qué importa? Se regenerará en segundos. —Eres un completo imbécil. Quiero romperte la cara como no tienes idea pero ¿sabes qué? Si lo hiciera sería igual de lamentable como tú. Dañando todo lo que tienes cerca o quieres. Arruinándolo todo —lo miró por última vez y se empezó a despegar de él, levantándose—. No volveremos a vernos. Jamás vuelvas a hablarme, no quiero ver tu rostro nunca más. Disfruta tu nueva cara, ahora tienes lo que quieres ¿verdad? Entonces no me necesitas. Amargo, demasiado. Dio pasos a la salida del bar, se las arreglaría solo.
avatar
Admin
Admin


Mensajes : 28
Frase de personaje : new heros

Hoja de personaje
Inventario:

Ver perfil de usuario http://grease.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.